Carmen Dell'Orefice + El Palacio de Hierro



Madoff la arruinó pero no le borró la sonrisa. A sus 80 años, los diseñadores se rinden al encanto de esta mujer que nunca olvida su origen humilde. Carmen Dell'Orefice es una superviviente de la moda. Ha posado para los mejores fotógrafos, de Richard Avedon a Irving Penn o Cecil Beaton, y los artistas más surrealistas. Se desnudó literalmente para Dalí por doce dólares la hora cuando era una chavala. Víctima de la codicia de Bernard Madoff, con el que perdió 2,5 millones de dólares, ha visto pasar delante de sus narices todo tipo de tendencias para interpretarlas a su antojo. Y todavía lo sigue haciendo.

2 comentarios:

Noe_Sev dijo...

Hola Rafael, por aquí m tienes d nuevo dando “guerra”.
Como siempre t he dicho y seguiré diciéndote e un placer pasar por tu blog pq una s inunda d ese gusto y elegancia q desprende tanto tu forma d escribir como las cosas q nos muestras!!! Hoy dejas bien claro q la elegancia y el saber estar no depende d la edad!
Ya tenía ganitas d pasarme por aquí y comentarte como a mi m gusta!!!

(por cierto, creo q ya lo sabrás pero t lo digo por si acaso. Con mucho esfuerzo he vuelto al mundo d los blogs y aunque parezca imposible, tengo nueva entradita, jejeje. He pasado una racha muy mala y demasiado larga, ya sabes el tema por donde va... Pero al fin ya tengo entrada nueva!!!
Si tienes un hueco y puedes t pasas, y m dices sinceramente q parecen las chapucillas y la entrada en si misma. Valoro mucho tu opinión como profesional del sector q eres!!!
A ver si consigo darle vidilla d nuevo al blog q falta le hace!!! T dejo el enlace directo pq después d tantos meses tendrás hasta mi blog perdido, jajaja: http://noesev.blogspot.com/2012/01/prueba-19.html )

Xesetec dijo...

Me he quedado alucinada! Como esta esta mujer para su edad. Yo también quiero. ¿A quién tengo q vender mi alma??
Acabo de llegar y me gusta lo que leo, me verás por aquí.
Ven a verme:)
http://confidenciasmedianoche.blogspot.com

Related Posts with Thumbnails
Mi foto
Un vestido no se vende por lo que es sino por lo que representa. El vestir es una necesidad. La moda no.