202 Westbourne Grove + Fish & Chips

El Fish & Chips, un plato típicamente británico, celebra este año su 150 aniversario. Los ingleses son así, y saben exactamente cuándo se creo el local que elaboró por primera vez esta receta consumida, en un principio, por las clases obreras y, posteriormente, por la realeza. Se trata de un trozo de bacalao o abadejo fresco, rebozado en una esponjosa y crujiente mezcla de harina especiada y huevo, acompañado por patatas fritas, puré de guisantes y salsa tártara. Mi lugar favorito para disfrutarlo en Londres no es un restaurante de renombre ni una de las grandes cadenas. No, se trata de una tienda situada en el 202 de Westbourne Grove.

En esta calle de Notting Hill, la diseñadora francesa afincada en Londres Nicole Farhi tiene uno de sus espacios más personales. En ella podemos encontrar desde sus colecciones de moda hasta objetos de decoración, menaje, antigüedades o disfrutar de una fantástica comida en su fabuloso café. Y fabuloso por muchos aspectos. La decoración, sencilla pero estilosa, el ambiente, tranquilo y alejado de los turistas, el servicio, atento e impecable, y, como no, la comida.



Desde el Fish & Chips (16 €), que tenéis que probar sin falta, hasta sus pasteles de abadejo ahumado con espinacas, huevo escalfado y salsa de cebolleta (14,50 €). Todo está buenísimo, servido recién hecho y con el sabor de las cosas hechas en casa. De postre, cualquiera de sus tartas, helados artesanales o puddings de frutas será una buena opción (todos los postres a precio único, 8,50 €). No existe desde 1860, pero el 202 es un lugar con encanto donde disfrutar de la cocina británica, os lo dice un fan fatal. Bon appétit.


2 comentarios:

RECIEN LLEGADA dijo...

Me encanta¡Si voy a Londres,te solicitaré de guía;tu pedirás lo dulce y yo lo salado.
Beso fuerte.
DELIA

BESARANA dijo...

Próximamente iré a Londres, y este sitio no me lo puedo perder.
Besos

Related Posts with Thumbnails
Mi foto
Un vestido no se vende por lo que es sino por lo que representa. El vestir es una necesidad. La moda no.